domingo, 7 de diciembre de 2014

“LOS ENFADOS DEL MAESTRO”

Siempre me causa asombro la capacidad de enfado que mostró Jesús en su ministerio, algunos le llaman “SANTA IRA”, pero lo cierto es que alguien enfadado nunca suele parecer un santo.

A nosotros nos enfada cuando nos menosprecian, cuando nos atacan públicamente, o se burlan de nosotros en definitiva “QUE NOS HUMILLEN”. Pero en el caso de Jesús todas estas cosas parecen traerle sin cuidado. Es la hipocresía y la falta de arrepentimiento la que le encoleriza santamente, también la incredulidad de aquellos que ya le conocen y deberían de confiar en el..

La mansedumbre no es incompatible con el enfadarse con el mismo tipo de cosas que el maestro.

Aunque a muchos creyentes no les gusta a entrar en textos discutidos a veces estos nos ofrecen la posibilidad de entrar en aspectos pocos conocidos de la persona de Jesús.

Marcos 1:38 El les dijo: Vamos a los lugares vecinos, para que predique también allí; porque para esto he venido.
1:39 Y predicaba en las sinagogas de ellos en toda Galilea, y echaba fuera los demonios.
1:40 Vino a él un leproso, rogándole; e hincada la rodilla, le dijo: Si quieres, puedes limpiarme.
1:41 Y Jesús, teniendo misericordia
(griego="splanknisteis"=compasión  o en otros manuscritos  el griego=orgisthesi enfadó) de él, extendió la mano y le tocó, y le dijo: Quiero, sé limpio.
1:42 Y así que él hubo hablado, al instante la lepra se fue de aquél, y quedó limpio.
1:43 Entonces
le encargó rigurosamente (griego= embrimesamenos), y le despidió (griego= exebalen) luego,
1:44 y le dijo: Mira, no digas a nadie nada, sino ve, muéstrate al sacerdote, y ofrece por tu purificación lo que Moisés mandó, para testimonio a ellos.
1:45 Pero ido él, comenzó a publicarlo mucho y a divulgar el hecho, de manera que ya Jesús no podía entrar abiertamente en la ciudad, sino que se quedaba fuera en los lugares desiertos; y venían a él de todas partes.

-La crítica textual nos deja una de las variantes mas interesantes observe por ejemplo el versículo 43 en una versión como la biblia de las Américas.

Marcos  43. Entonces Jesús lo amonestó severamente y enseguida lo despidió,

Una amonestación enérgica implica un “ENFADO” un airarse con el leproso al que en principio había sentido misericordia.

La cuestión es que en manuscritos de los más antiguos aquí aparece un termino griego que implica un “ENFADO” aunque en muchas versiones se trate de aminorar.

Marcos 1:43La Palabra (Hispanoamérica) (BLPH)

43 Acto seguido Jesús lo despidió con tono severo

V-41 Jesus tuvo MISERICORDIA (griego="splanknisteis"=compasión) del leproso y lo sano.

V-43 Jesús le echó (griego exebalen )de su lado enfadado EMBRIMESAMENOS

(GRIEGO=EMBRIMESAMENOS AUTO) enfadado.

La palabra embrimesamenos es usada para describir el resoplido de un caballo. Cuando se usaba para la gente, llevaba el timbre de enojo, disgusto, o indignación. Marcos usará esta misma palabra para describir el enojo de los discípulos con la mujer que unge a Jesús con el caro perfume (Marcos 14:4-5).

Así que tenemos tres palabras que implican un estado de ánimo de enojo por parte de Jesús: orgistheis (en las versiones mas antiguas) (v.41) embrimesamenos, y exebalen  (v. 43): palabras que parecen estar fuera de lugar en una historia de sanidad. Debemos preguntar por qué aparecen aquí, 

Se cree que a un copista debió parecerle demasiado malo que Jesús se enfadara con este hombre y decidió cambiar el verbo por otro que no le hiciera ver enfadado.

Muchas son las razones por las que se ha tratado de justificar el enfado de Jesus sin éxito.

A-Porque se acercó demasiado el leproso

B-Porque le interrumpió

C-Se enfado por la ley de Moises que apartaba a los leprosos.

D-SE ENFADÓ PORQUE SOLO LE BUSCABAN DE CURANDERO.

Tal vez solo hay una razón bíblica para su enfado y aparece en todos los enfados de Jesús en el evangelio de Marcos.



LA DESCONFIANZA ENFADA

-A Jesús le enfadaba la desconfianza, la incredulidad y la duda sobre su naturaleza como SALVADOR Y SANADOR.
Marcos
Capítulo 03
3:1 Otra vez entró Jesús en la sinagoga; y había allí un hombre que tenía seca una mano.
3:2 Y le
acechaban “para ver si en el día de reposo le sanaría”, a fin de poder acusarle.
3:3 Entonces dijo al hombre que tenía la mano seca: Levántate y ponte en medio.
3:4 Y les dijo: ¿Es lícito en los días de reposo hacer bien, o hacer mal; salvar la vida, o quitarla? Pero ellos callaban.
3:5 Entonces, mirándolos alrededor con enojo, entristecido por la dureza de sus corazones, dijo al hombre: Extiende tu mano. Y él la extendió, y la mano le fue restaurada sana.
3:6 Y salidos los fariseos, tomaron consejo con los herodianos contra él para destruirle.

Si, es verdad que los enfados pueden ser provocados por desconfianza, el hombre no debe tentar al hombre, porque esto suele ser motivo razonable de ENFADO.

Pero también es verdad que algunas desconfianzas enfadan por si solas a cualquiera, especialmente en el entorno cercano tu sinagoga, tu ciudad tu familia, a las personas que conocemos no tenemos que acecharlas para hallarles fallos (ya los conocemos o deberíamos conocerlos).

Hay dos tipos de des-confianzas

1-Creer que alguien “NO PUEDE” aunque quisiera

2-Dudar que alguien quiera realmente beneficiarnos aunque pudiera.



Ambos motivos se dan en los enfados del maestro que tenemos en el evangelio según Marcos (ya hemos descrito dos y el siguiente es el tercero)


Marcos 9:14 Cuando llegó a donde estaban los discípulos, vio una gran multitud alrededor de ellos, y escribas que disputaban con ellos.
9:15 Y en seguida toda la gente, viéndole, se asombró, y corriendo a él, le saludaron.
9:16 El les preguntó: ¿Qué disputáis con ellos?
9:17 Y respondiendo uno de la multitud, dijo: Maestro, traje a ti mi hijo, que tiene un espíritu mudo,
9:18 el cual, dondequiera que le toma, le sacude; y echa espumarajos, y cruje los dientes, y se va secando; y dije a tus discípulos que lo echasen fuera, y no pudieron.
9:19 Y respondiendo él, les dijo: ¡Oh generación incrédula! ¿Hasta cuándo he de estar con vosotros? ¿Hasta cuándo os he de soportar? Traédmelo.
9:20 Y se lo trajeron; y cuando el espíritu vio a Jesús, sacudió con violencia al muchacho, quien cayendo en tierra se revolcaba, echando espumarajos.
9:21 Jesús preguntó al padre: ¿Cuánto tiempo hace que le sucede esto? Y él dijo: Desde niño.
9:22 Y muchas veces le echa en el fuego y en el agua, para matarle; pero si puedes hacer algo, ten misericordia de nosotros, y ayúdanos.
9:23
Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible.
9:24 E inmediatamente el padre del muchacho clamó y dijo: Creo; ayuda mi incredulidad. ´

Es la falta de poder y la falta de confianza la que origina la mayoría de las disputas entre los seres humanos…..no solo se enfadó Jesús con sus discípulos y los escribas , sino que llegó a manifestar su cansancio de soportar tal grado de desconfianza aun en sus discipulos…..Jesus pide confianza para que su labor entre nosotros fluya sin impedimentos.

¿Porqué debemos controlar nuestros enfados?

Efesios 4:26 Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, 

Saber controlar nuestros enfados va a ayudarnos a sufrir un menor número de dolores de cabeza y lo que es peor enfermedades cardiovasculares, como infartos de todo tipo.

Un médico de la Universidad de Saint Louis (Missouri). Sus conclusiones nos dan algunas pistas sobre lo que podemos hacer cuando la ira nos asalta. Desfogarnos o no, ésa es la cuestión.
Robert Nicholson, principal responsable del estudio, publicado en la revista médica "Headache" (especializada en dolores de cabeza, como su nombre indica), afirma que, en efecto, el enfado puede ser un ingrediente más entre los que interaccionan entre sí provocándonos dolores de cabeza reiterados. Nicholson ha estudiado 422 personas adultas de ambos sexos, entre las cuales 171 sufrían este tipo de dolencia. El científico analizó psicológicamente a cada persona, descubriendo si tenía o no un carácter colérico, y cuantificó cuán frecuentes y severos eran los dolores de
cabeza que padecía. También tuvo en cuenta si el individuo tenía ansiedad o estaba depresivo, factores que ya han sido anteriormente relacionados con el dolor de cabeza.
Según los resultados, enfadarse puede provocar dolores de cabeza más 


fácilmente que la depresión o la ansiedad, sobre todo si intentamos mantener la ira en nuestro interior. ¿Quiere decir esto que Nicholson recomienda exteriorizarla? No exactamente: en ocasiones, este comportamiento no es la mejor opción, dado que no resulta aconsejable gritarle a nuestro jefe, divorciarnos de nuestros hijos o hacer gestos obscenos al conductor que nos ha perjudicado en pleno tráfico, por poner unos ejemplos.
La Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard, en Boston (EEUU), ha presentado recientemente las conclusiones de un estudio realizado con más de 23.000 varones de entre 50 y 85 años, en el que manifestaban la forma en que se comportan cuando se enfadan. En el transcurso de los dos años que duró el seguimiento se registraron 328 casos de enfermedades cardiovasculares.
La sorpresa no fue observar la alta incidencia de las enfermedades del corazón en personas propensas a la ira, sino descubrir que aquellos hombres que mostraban niveles moderados de expresión de sus enfados tenían sólo el 50% de riesgo de sufrir un infarto de miocardio que aquellos que reprimían completamente su ira.
La conclusión de Patricia Eng, directora del estudio, fue que "expresar el enfado de forma moderada parece proteger frente a estas patologías".

HAY MUCHAS RAZONES PARA ENFADARSE (pero los enfados del maestro no se relacionaban con las burlas hacia el sino con respecto a la dureza del corazón la hipocresía , la incredulidad , el desprecio a las escrituras y las provocaciones), para cada una de estas razones Jesus tenia su propia estrategia.

Mateo 21:12 Y entró Jesús en el templo de Dios, y echó fuera a todos los que vendían y compraban en el templo, y volcó las mesas de los cambistas, y las sillas de los que vendían palomas;
21:13 y les dijo: Escrito está: Mi casa, casa de oración será llamada; mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones.

-Debe de existir una razón moral muy poderosa para que Jesús planeara expresar su ENOJO en una forma tan grafica y subida de tono , nosotros debemos de pensar en esto muy detenidamente Jesús fue muchas veces al templo durante su ministerio y nunca se enfadó tanto ¿Por qué ahora si y antes no? No podemos estar todos los días enfadados con lo mismo y manifestándolo repetidamente, pero si un día decidimos hacerlo es porque aceptamos pagar el precio de ello que muchas veces no es agradable.

Marcos 11:15 Vinieron, pues, a Jerusalén; y entrando Jesús en el templo, comenzó a echar fuera a los que vendían y compraban en el templo; y volcó las mesas de los cambistas, y las sillas de los que vendían palomas;
11:16 y no consentía que nadie atravesase el templo llevando utensilio alguno.
11:17 Y les enseñaba, diciendo: ¿No está escrito: Mi casa será llamada casa de oración para todas las naciones? Mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones.
11:18 Y lo oyeron los escribas y los principales sacerdotes, y buscaban cómo matarle; porque le tenían miedo, por cuanto todo el pueblo estaba admirado de su doctrina. 

-la estrategia de los enfadadotes debe tener una contra-estrategia de los enfadados provocados (y esta puede durar 3 ½ años como le duró a Jesus.

Juan  2:13 Estaba cerca la pascua de los judíos; y subió Jesús a Jerusalén,
2:14 y halló en el templo a los que vendían bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas allí sentados.
2:15 Y haciendo un azote de cuerdas, echó fuera del templo a todos, y las ovejas y los bueyes; y esparció las monedas de los cambistas, y volcó las mesas;
2:16 y dijo a los que vendían palomas: Quitad de aquí esto, y no hagáis de la casa de mi Padre casa de mercado.
2:17 Entonces se acordaron sus discípulos que está escrito: El celo de tu casa me consume.
2:18 Y los judíos respondieron y le dijeron: ¿Qué señal nos muestras, ya que haces esto?
2:19 Respondió Jesús y les dijo: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.
2:20 Dijeron luego los judíos: En cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¿y tú en tres días lo levantarás?
2:21 Mas él hablaba del templo de su cuerpo.
2:22 Por tanto, cuando resucitó de entre los muertos, sus discípulos se acordaron que había dicho esto; y creyeron la Escritura y la palabra que Jesús había dicho.



¿Recuerda los dos verbos relacionados con el enfado de Jesús con aquel leproso?

1-(griego exebalen ) DESPEDIR….ECHAR….EXPULSAR

2- (el griego=orgisthesi ENFADAR MIRAR CON DESAGRADO A ALGUIEN)

Ambos verbos describieron el enfado de Dios con el hombre

1-EXPULSADO DEL PARAISO

Genesis 3:23 Y lo sacó Jehová del huerto del Edén, para que labrase la tierra de que fue tomado. 

2-MIRÓ CON DESAGRADO LA ACTITUD Y OFRENDA DE CAIN

Génesis 4:5
Mas no miró propicio á Caín y á la ofrenda suya. Y ensañóse Caín en gran manera, y decayó su semblante.

Así es como vemos el círculo vicioso de ENFADARSE y lo difícil que es para quien no quiere AGRADAR A DIOS vivir sin la bronca todos los días de su vida, Dios le puso la ofrenda en la misma puerta del altar donde el ofreció su ofrenda rechazada.

Génesis 4:7
Si bien hicieres, ¿no serás ensalzado? y si no hicieres bien, el pecado está á la puerta: con todo esto, á ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él.

-Los que conocen hebreo nos enseñan que también se llama PECADO a la ofrenda que aceptaba Dios por el pecado es decir un animal cuyo sacrificio tipificaba el amor de Dios por el pecador para acabar su ENFADO y crear LA PAZ DURADERA.

Usted verá que hace con sus enfados, como gestiona su Ira si la reprime o se deja descontrolar por ella yo le ofrezco esta enseñanza (LOS ENFADOS DEL MAESTRO) como una opción mejor no darle rienda suelta ni tampoco reprimirla totalmente mas bien aprender a expresarla limitándola en el tiempo y el espacio como lo hizo el maestro y aprendiendo a buscar lugares sin enfado para respirar PAZ Y BUENOS PENSAMIENTOS.

Pastor Sergio Sánchez Garrido


No hay comentarios:

Publicar un comentario