miércoles, 5 de julio de 2017

“LA SOLEDAD”



Soy semejante al pelícano qâ’ath del desierto; Soy como el búho de las soledades;

Saludos amigos: La soledad se ha convertido en la epidemia del siglo, un contraste con la revolución de los medios de comunicación. Pertenecemos a muchos grupos y clubs e Iglesias, pero seguimos lidiando con la soledad en lo mas profundo de nuestro corazón.

¿Las personas se fueron de nuestras vidas? ¿O fuimos nosotros los que nos fuimos? ¿Por qué estamos solos?.

Fue Antonio Machado que en una de sus mas melancólicas poesías describió la soledad de esta manera

La causa de esta angustia no consigo
ni vagamente comprender siquiera;
pero recuerdo y, recordando, digo:
-Sí, yo era niño, y tú, mi compañera.
Y no es verdad, dolor, yo te conozco,
tú eres nostalgia de la vida buena
y soledad de corazón sombrío,

Usted puede ser mas o menos feliz con su entorno, pero ¿se ha sentido alguna vez como el pelicano en el desierto?.

El entorno del pelicano es lleno de vida su vuelo raso para ver siempre lo que le gusta y acumularlo en su buche, al pelicano le encanta estar en manada como en la imagen de la portada.

Eduardo Punset dice en su blog : …. resulta que lo más importante para los humanos es pertenecer a alguien y, cuando esto falla, cuando no se pertenece a nadie porque a uno no le dejan, cuando a uno lo encierran solo, se asfixia. Lo que no soportamos es la soledad”. 

En hebreo qâ’ath , se deriva de un verbo que señala el acto de vomitar. Es cierto que esta en la lista de las aves inmundas (Levítico 11:18; Deuteronomio 14:17)

Bajo el pico tiene la característica bolsa en donde coloca el pez una vez que lo ha pescado. Cuando regresa a su nido apoya enérgicamente el pico contra el pecho para sacar las provisiones de comida para sus crías.

Los antiguos observando este procedimiento imaginaron que el ave se lastimase a sí misma para alimentar los pequeños pelícanos hambrientos, transformándola en símbolo del altruismo llevado hasta el sacrificio completo de sí mismo.

Algunos comentaristas piensan que el qâ’ath debe ser otra ave distinta porque en ninguna manera es representativa de la soledad.

Pero es ahí donde esta el mensaje ¿Qué hace un pelicano en el desierto? ¿Qué hace un hombre solo?.

Dios fue el primero en afirmar que en el hombre la soledad no es BUENA.

Cuando observas este proceso altruista del pelicano a veces incluso ves sangre en el pecho del ave en su esfuerzo por sacar de la bolsa de su pico el alimento para sus poyuelos, razón por la que Eusebio Agustin de Hipona y otros padres de la Iglesia vieran en este ave un símbolo del sacrificio de Cristo que dio hasta su sangre por su Iglesia.





El pelí­cano al ser un ave acuática, se encuentra con frecuencia en los rí­os, lagos y pantanos de Palestina, a veces sobre los árboles, con su largo pico descansando sobre su pecho, pero no se lo esperarí­a hallar en los desiertos o entre las ruinas. 


En la próxima entrada hablaremos del Buho de las soledades y seguiremos reflexionando en este interesante tema, he decidido escribir notas cortas para asegurarme que son tenidas en consideración para mejorar nuestra comprensión. BENDICIONES

ESTAR SOLO NO ES CASUALIDAD.mp4 Jorge Bucay


No hay comentarios:

Publicar un comentario