miércoles, 10 de mayo de 2017

“EL ENEBRO DE DIOS”

-El Enebro de Dios es un mensaje acerca del cansancio y decepción que vivimos cuando perdemos el rostro de Dios y de como recuperar las fuerzas guiado por El. 

 

Agustín de Hipona (354-430) .
-Nos lamentamos por nuestras circunstancias concretas y siempre vemos a otros en mejores condiciones.

¡He perdido mi gotíta de rocío!, dice la flor al cielo del amanecer, que ha perdido todas sus estrellas.

Lo cierto es que usted no quiere ser pesimista, pero un día se levanta y ve como a quien en su país llamaban “Honorable” es todo menos eso, mira a su propio Rey y lo ve caprichoso y malvado, se siente solo y cansado ¿No hay nadie que le parezca digno? En su decepción arremete contra usted mismo ¡Yo no soy mejor que mis padres! Usted se quiere morir y pone fin a sus sueños y a sus mejores expectativas. Esto le sucedió a Elias durante tres años y medio, su alimentación fue de crisis total hasta grados increíbles como comer lo que los cuervos le traían y lo que las tinajas de una viuda pobre multiplicaba sin explicación alguna (1 Reyes 17).


Digamos que la crisis social y moral termino poco a poco abatiendo el animo de este gran hombre de Dios.
¿Por qué estamos tristes? Su rostro lo refleja, cuando el hombre se siente abatido, desanimado y miserable, está desdichado y deprimido, siempre revela eso en su rostro. Él parece preocupado y perturbado. Basta mirarlo, y se percibe su condición, para colmo el hijo de la viuda se muere y por tanto todos los marcadores de la depresión de una vida están disparados y apuntan niveles imposibles de resistir.
Lo único que podía devolver la salud emocional y espiritual del profeta era ver el rostro de Dios, me gustan las versiones que resaltan el beneficio de ver a Dios. Muchos hombres y mujeres en la biblia enfrentaron epocas de depresión en momentos cruciales y vitales para su pueblo.



Jubilee Bible 2000 (Spanish) (JBS)
No escondas tu rostro de mí, no apartes con ira a tu siervo; mi ayuda has sido; no me dejes y no me desampares, Dios de mi salud.
¿Por qué te abates, oh alma mía, y por qué bramas contra mí? Espera a Dios; quien es la salud de mi rostro, y el Dios mío.
¿Por qué te abates, oh alma mía, y por qué bramas contra mí? Espera a Dios; porque aún tengo de alabar a quien es la salud de mi rostro, y el Dios mío.

«Sí», dice el salmista, «pero cuando realmente miro a Dios, y me siento mejor, mi rostro también mejora» – «él es la salud de mi rostro». Aquella apariencia cansada, perturbada, afligida, inquieta, perpleja e introspectiva se deshace, y “viendo a Dios” empezamos a comunicar una impresión de paz, tranquilidad y equilibrio.

Lo que es opuesto a la FELICIDAD no es la tristeza, la furia, el sentimiento de culpa u otras sensaciones o sentimientos desagradables es el hastío, la apatía, el aburrimiento: no sentir. Cuando estamos viviendo un momento desagradable, puede ocurrir algo que nos alivie y nos haga sentir mejor. En cambio, cuando nos instalamos en el aburrimiento, sin penas ni glorias, sin alegrías ni frustraciones, sin sueños ni pesadillas, es difícil que ocurra algo que nos haga felices. Necesitamos metas, sueños, ilusiones, actividades, en definitiva, llenar una vida vacía y eso únicamente depende de que nosotros veamos el rostro de nuestra salud que es Dios sosteniendonos en medio de la crisis.
Elías fue un gran hombre y un gran profeta pero de pronto se sintió un fracasado y se quería morir, mientras tenemos metas, sueños e ilusiones parecemos fuertes pero cuando algunas de estas cosas sencillamente desaparecen (todos nuestros antiguos monstruos y enemigos reviven y nos atacan).

Job 3,11-13
¿Por qué no morí yo en la matriz, o expiré al salir del vientre?
¿Por qué me recibieron las rodillas? ¿Y a qué los pechos para que mamase?


Pues ahora estaría yo muerto, y reposaría. Dormiría, y entonces tendría descanso



1 Reyes 19:4
Y él se fué por el desierto un día de camino, y vino y sentose debajo de un enebro; y deseando morirse, dijo: Baste ya, oh Jehová, quita mi alma; que no soy yo mejor que mis padres.

Desde luego la situación de Elías y de Job eran diferentes. El primero acababa de asistir, como protagonista principal, a la demostración de que Jehová era Dios y Baal un simple ídolo ciego, sordo y mudo. Job acababa de perderlo todo.
 El profeta quería morirse y el justo no haber nacido.

En cualquier caso, a diferencia de Jonás, que quería morirse porque el bien y la misericordia habían triunfado sobre el pecado y la destrucción (Jon 4,8), no parece que ninguno de los dos se hubiera ganado a pulso el llegar a una situación desesperada, pero ante ella se encontraban y reaccionaron como tantos otros lo han hecho.

¿Por qué se deprimió Elías? ¿Cómo puede ser un hundimiento emocional tras su esfuerzo y defensa del Dios de Israel?

No es difícil ponerse en su situación, algunas veces nos sucede esto en nuestras vidas, sentimos cansancio y hastío de la vida, olvidamos los éxitos y nos queremos morir.

-Somos tan fuerte la mayor parte de nuestras vidas que nos movemos por encima de lo humano y lo angélico, vemos debilidades y ejecutamos juicio por doquier sin ver el menor síntoma de error o debilidad en nuestro curriculum…..solo hasta que por un exceso de celo y responsabilidad…..”Nos cansamos físicamente” Así de sencillo se comienza uno a dar cuenta.

Elías quería ganarse el respeto del Rey Acab, a pesar de la apostasía y recorrió 30 Kilómetros que hay desde la cumbre del Carmelo hasta Jezreel

Siete Mil - Luis Alfredo



1ª Reyes 18:45 Y aconteció, estando en esto, que los cielos se oscurecieron con nubes y viento, y hubo una gran lluvia. Y subiendo Acab, vino a Jezreel. 
1ª Reyes 18:46 Y la mano del SEÑOR estaba sobre Elías, el cual ciñó sus lomos y corrió delante de Acab hasta Jezreel.

¿Podemos imaginarnos la admiración de este Rey respecto a Elías? Lloviendo y un profeta  adelantándole corriendo mas que sus caballos sin PARECER CANSARSE…..un campeón un héroe….. ¿Si? muchos creemos que cometió un error.

-La mano de Dios estaba con el es verdad pero no para que se extenuara físicamente solo para ganar respeto, en el Tárgum hebreo (Es la traducción de la biblia al arameo según se cree de una antigüedad superior a la mayoría de los textos) NO dice que la mano de Dios era con el sino que le sobrevino un “espíritu de fortaleza”, lo que denominamos un subidón de fuerza física, una descarga de adrenalina un exceso de confianza en poder demostrar que era digno de respeto en todos los sentidos.

Acab debió de alucinar pero el estaba desecho físicamente derrotado y a punto de romperse.

El Enebro es un árbol de hoja perenne, alto y robusto, que alcanza los 20 m. de altura, con ramas extendidas, pequeñas hojas escamosas y un fruto redondeado (gálbulo) oscuro y pequeño. Es muy aromático. La madera de esta especie de enebro es muy apreciada por su duración.

 

1 Reyes 19:3-5Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Viendo, pues, el peligro, se levantó y se fue para salvar su vida, y vino a Beerseba, que está en Judá, y dejó allí a su criado.
Y él se fue por el desierto un día de camino, y vino y se sentó debajo de un enebro; y deseando morirse, dijo: Basta ya, oh Jehová, quítame la vida, pues no soy yo mejor que mis padres.
Y echándose debajo del enebro, se quedó dormido; y he aquí luego un ángel le tocó, y le dijo: Levántate, come.



Cada uno de nosotros tenemos un enebro en el que claudicamos y decimos basta “no puedo mas”.

El gran profeta del Carmelo esta acabado bajo el enebro ¿qué ha pasado?.....

Bajo el enebro estaba cansado y adolorido física, mental y espiritualmente y eso le llevo a expresarle a Dios todo lo que sentía.

Samuel Hernandez.. "NADA TE TURBE"



Según ha afirmado Elliot Berry, profesor de Nutrición Humana y Metabolismo, en la Universidad Hebrea de Jerusalén, y experto de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en una sesión plenaria del congreso de la FENS….la hormona “Leptina” es la hormona de la supervivencia. En situaciones extremas se dispara y nos da esos subidotes aparentemente milagrosos.

El hombre que no percibe el drama de su propio fin no está en la normalidad sino en la patología, y tendría que tenderse en la camilla y dejarse curar.
Carl Gustav Jung (1875-1961) Psicólogo y psiquiatra suizo.

Si estas cansado muy posiblemente también te encuentras triste, no necesitas ir al psicólogo pues cuando descanses comas y duermas tu ánimo será mucho más fuerte y sano sin lugar a dudas.

Hoy sabemos que solo mediante el descanso y el sueño el cuerpo puede liberar grandes cantidades de 3 hormonas que son esenciales en nuestra habilidad de poder sanar y rejuvenecer nuestras células. Estas 3 hormonas, las cuales resultan ser las verdaderas fuentes de la juventud, son las siguientes:

1.- Eritropoyetina.- Resulta ser un factor de doping (dopaje) en la sangre en deportes tales como los maratones y las carreras de ciclismo de alto rendimiento, pero el cuerpo que descansa y duerme bien lo produce en forma natural.
2.- Hormona de crecimiento.- La hormona de crecimiento (alcanza niveles máximos una hora después de dormir) estimula el crecimiento y la reproducción de nuestras células. Cuando esta hormona es liberada por nuestra glándula pituitaria en cantidades que están en línea con nuestras necesidades fisiológicas, la hormona de crecimiento nos ayuda a mantener nuestros huesos y nuestros músculos fuertes. Esta hormona también nos ayuda a reducir la cantidad de tejido adiposo (graso) que andamos portando. Una falta de producción adecuada de hormona de crecimiento resulta ser una de las principales razones por las cuales aquellas personas que no obtienen un descanso nocturno adecuado suelen estar fuera de su peso recomendado y con músculos y huesos débiles.

3.- Testosterona.- Una secreción adecuada de testosterona es esencial para poder experimentar:
· Un sistema inmunológico fuerte
· Altos niveles de energía
· Huesos fuertes y una reducción notable de poder desarrollar osteoporosis
· Un apetito sexual saludable
Si no logra obtener un descanso nocturno suficiente de forma regular, el cuerpo seguirá produciendo estas 3 hormonas previas, simplemente no en las cantidades necesarias para poder estar en nuestra mejor etapa de salud posible.
La cantidad de descanso nocturno que ocupamos día con día para poder estar en nuestro mejor momento de bienestar físico, pero todo lo anterior se nos viene al trasto en el momento en que nuestro sueño no es bueno ni de calidad y esto es obra de otra de las hormonas “la melatonina”, y como no esta también se produce mediante el sueño y el descanso.
Aunque parezca obvio la alimentación y el descanso es una receta sin igual para poder solucionar problemas en las épocas de mayor crisis, Dios se hizo cargo de la dieta y el tiempo de descanso del profeta y eso para todos nosotros debiera ser una gran receta en nuestras vidas sobrecargadas y estresadas.

1-DORMIR Y DESCANSAR

2-UNA ALIMENTACIÓN ESPECIFICA Investigadores del Massachussets Institute of Technology (MIT), han encontrado que esto ocurre mediado por el neurotransmisor conocido como serotonina, un químico que produce la sensación de bienestar. Cuando la serotonina suele estar baja, el consumo de carbohidratos estimula por diferentes mecanismos una elevación en la producción de serotonina, produciendo la sensación de alivio de sus síntomas depresivos.

-Dios le puso a Elías la dieta frugal (proteinas y carbohidratos)

Los alimentos ricos en azucares y el aumento en el consumo de carbohidratos….subidones de la serotonina pero después nos sentimos peor.

En el 2002 encuestaron a 200 personas a quienes se les pidió que eliminaran de su dieta alimentos identificados como "estresores" del estado de ánimo y aumentara su consumo de alimentos "favorecedores". Entre los alimentos "estresores" se incluyeron: azúcar, cafeína, alcohol, chocolate, alimentos que contienen trigo, aditivos, lácteos y grasa saturada. Los alimentos favorecedores fueron: agua, vegetales, fruta, pescados ricos en ácidos grasos omega – 3, nueces y semillas, cereales de grano entero, fibra, proteína y alimentos orgánicos. El comer de forma regular y el no brincarse el desayuno, también se consideraron como medios para favorecer la salud mental. 

"SOMOS LO QUE COMEMOS"

88% de los participantes de este estudio mejoraron su salud mental. Específicamente un 26% reporto menos cambios bruscos en su estado de ánimo, 26% reportó menos ataques de pánico y ansiedad y un 24% experimentó una reducción en sus niveles de depresión. 

A pesar de que esta encuesta fue puramente subjetiva, varias investigaciones han revelado que existe una relación clara entre los nutrientes que aportan estos alimentos y cambios en el estado de ánimo. 

  • Alcohol
Es bien conocido que el alcohol es una droga que altera nuestro estado de ánimo. Sin embargo, muchas personas asocian estas alteraciones solo con los tomadores fuertes, pero se ha demostrado que el consumo de alcohol ocasional, también puede tener un efecto negativo en los estados de ánimo. 

Un mayor abuso del alcohol (aunque sea ocasional) se ha asociado a estados de ánimos más negativos (como depresión, ansiedad, angustia, estrés) en relación a los tomadores menos fuertes. No se puede determinar de manera precisa si el estado de ánimo negativo es consecuencia del alcohol o si el estado de ánimo negativo es el que lleva a buscar el alcohol, sin embargo, los investigadores sugieren que pueden existir ambas interacciones.

Samuel Hernández - Dios siempre tiene el control 



Ahora bien ¿Qué dio Dios a Elias en su dieta durante su DESFALLECIMIENTO TOTAL?

1ra. de Reyes
Capítulo 19
19:1 Acab dio a Jezabel la nueva de todo lo que Elías había hecho, y de cómo había matado a espada a todos los profetas.
19:2 Entonces envió Jezabel a Elías un mensajero, diciendo: Así me hagan los dioses, y aun me añadan, si mañana a estas horas yo no he puesto tu persona como la de uno de ellos.
19:3 Viendo, pues, el peligro, se levantó y se fue para salvar su vida, y vino a Beerseba, que está en Judá, y dejó allí a su criado.
19:4 Y él se fue por el desierto un día de camino, y vino y se sentó debajo de un enebro; y deseando morirse, dijo: Basta ya, oh Jehová, quítame la vida, pues no soy yo mejor que mis padres.
19:5
Y echándose debajo del enebro, se quedó dormido; y he aquí luego un ángel le tocó, y le dijo: Levántate, come.
19:6 Entonces él miró, y he aquí a su cabecera una torta cocida sobre las ascuas, y una vasija de agua; y comió y bebió, y volvió a dormirse. 





-No dudamos de que aquella torta le fue bien y no le perjudicó pero hay que añadirle también una actividad física, Dios le programó una caminata de 40 días. Fortalecido por el descanso y la comida, Elías se levanta y echa a andar por el desierto camino de las montañas de Horeb. Tardará en llegar 40 días.
Demasiado tiempo; podría haber llegado en una sola semana. En realidad es Dios quien le guía al hacerle andar este tiempo por el desierto hasta el monte Horeb. Era el mismo camino que antes había andado Israel al abandonar Egipto para entrar en la tierra de Canaán, sólo que ahora lo andaba en sentido contrario, recuperarse con la ayuda de Dios es 40 años menos que dando vueltas asustado de las terribles cosas que nos esperan en nuestro caminar.
Piénsalo querido duerma y descanse, coma y beba lo que es correcto en tu estado, tenga una actividad pero moderada para proporcionarle la necesaria recuperación y finalmente deje de decirse a si mismo que se quiere morir y hable con Dios un dialogo sereno sin fanatismo sobre como se siente y el le dirá cuando volver a echar a andar porque seguro que aun le queda mucho camino por recorrer.
Lo que es opuesto a la FELICIDAD no es la tristeza, la furia, el sentimiento de culpa u otras sensaciones o sentimientos desagradables “es el hastío”, la apatía, el aburrimiento: no sentir…. Y esto justo sucede cuando nuestra alma es decepcionada por las personas y los acontecimientos que atenazan nuestra existencia.
Cuando estamos viviendo un momento desagradable, puede ocurrir algo que nos alivie y nos haga sentir mejor. En cambio, cuando nos instalamos en el aburrimiento, sin penas ni glorias, sin alegrías ni frustraciones, sin sueños ni pesadillas, es difícil que ocurra algo que nos haga felices. Necesitamos metas, sueños, ilusiones, actividades, en definitiva, llenar una vida vacía y eso únicamente depende de nosotros.
Elias fue un gran hombre y un gran profeta pero de pronto se sintió un fracasado y se quería morir, mientras tenemos metas, sueños e ilusiones parecemos fuertes pero cuando algunas de estas cosas sencillamente desaparecen (todos nuestros antiguos monstruos y enemigos reviven y nos atacan).
¿Por qué te abates, oh alma mía, y por qué bramas contra mí? Espera a Dios; quien es la salud de mi rostro, y el Dios mío.

Dedicado a los que creen que todo se acabó.

Samuel Hernandez - ♪♫♥Hoy Puede ser un Gran Dia♥♫♪




Pastor Sergio Sánchez Garrido

No hay comentarios:

Publicar un comentario